miércoles, 28 de septiembre de 2005

No llega nada

No llegan las ideas, tampoco un rato de inspiración, almenos uno de esos que no alcanzan el minuto pero que dejan el entusiasmo suficiente para trabajar durante un par de horas. No vienen las buenas palabras, tampoco las malas, no llega nada; no hay nada de qué escribir por estos días. Ya lo decía hace poco: "estos son días difíciles".
Me siento con toda la disposición para hacerlo, me encierro entre el aroma de un poco de incienso y un poco de hierba, acompañado de un trago de ginebra y, sin embargo, siguen sin llegar las ideas. Perdónenme los tres que soportan estas cosas que escribo, pero no llega nada. Nada de nada. Sobretodo porque busco ser conciso. Así que, por el momento, o bien escribiré lo que realmente me gusta hacer (es decir, narrar), o, muy diferente, escribiré cosas como esta (es decir, basura).

1 comentario:

Monica dijo...

A veces hay que ser sinceros. Eso nos pasa. La inspiración se va de vacaciones. Nos abandona a su paso. Sabe que la necesitamos. Que parte de nuestra vida está con ella. Empero, le gusta vernos divagar por ahí, dispuestos a todo. Sin ella, al fin y al cabo, poco somos. Nos pasa -no a todos, a unos pocos locos -. Sin embargo, regresa. Tarde o temprano, pero regresa. Ella también nos necesita... Tal vez, prefiere volver en lo que realmente nos gusta y no tanto, en lo que los otros quisieran...